Sintonia celebra su primer aniversario con una propuesta gastronómica de caza y trufa

El restaurante del Eixample apuesta por el producto de temporada en la carta y, especialmente, en un menú en el que degustar las dos versiones de la liebre a la Royale: a la perigourdine y al estilo del senador Couteaux.

 

Sintonia celebra su primer año de vida fiel a la lógica con la que nació, apostando por el producto, prescindiendo de corsés y ofertando el menú (a 50 euros) durante todo su horario de apertura.

 

Un restaurante de sobremesa, de goce, donde disfrutar de la buena gastronomía. Un restaurante, Sintonia, que cumple su primer año y lo celebra con un exclusivo y afrancesado menú de temporada. El chef Pablo Tomás, amante del buen producto y la buena cocina, también francesa (trabajó, entre otros, en Drolma junto a Fermí Puig), presenta una propuesta de ocho pases para sacar todo el jugo “a los dos productos mágicos de la temporada, dos productos que maridan” y que presiden el Menú de Caza y Trufa que el gastronómico del Eixample oferta a 50 euros hasta el próximo 1 de marzo.

 

“Se trata de un menú de producto y de cocina a fuego lento, de recetas tradicionales puestas al día, un menú que define mi manera de hacer”. Pablo Tomás lideró la puesta en marcha de Sintonia en febrero de 2019 bajo unos principios que siguen vigentes: cocina non-stop y apuesta por el producto de temporada. Además del steak tartar –sello de la casa- y de platos que ya se han convertido en clásicos como el canelón de farsa tradicional con salsa de foie o el coulant de avellanas, Sintonia cambia la carta cada semana según mercado. “Elaboramos platos con el mejor producto de temporada, y ahora tocaba rendir culto a dos propuestas que me encantan”.

 

Se trata de la caza y de la trufa, productos con los que el chef ha ideado un menú que se inicia con sopa de tupinambo y trufa negra; paté en croûte de caza mayor al cacao, escarola y pickles; lentejas estofadas con escabeche de pato y foie asado, y arroz meloso de paloma salvaje, huevo de Calaf y trufa negra.

 

La lumbre aparece con el lomo de jabalí a la brasa, remolacha y salsa Grand Veneur, plato que calienta el estómago para que el cliente decida. Liebre a la Royale en dos versiones: a la perigourdine, con foie y trufa negra, y al estilo del senador Couteaux, con ajos, chalotas y vino tinto. Dos platos que aparecen seguidos, independientes. Una oportunidad única de probar las dos versiones de una de las creaciones más famosas de la gastronomía. “Es un reto elaborar las dos liebres, un reto bonito y gratificante”.

 

El croissant ahumado con haba tonka, nata y trufa negra pone el punto final a un ágape demandable en horario continuado de 12.30 a 23.30h, pues la cocina de Sintonia no cierra. La idea, explica el chef, “es que el cliente pueda disfrutar como y cuando quiera de un menú con estos ingredientes a un precio razonable”. Es la idea del menú y la idea del restaurante, que celebra este mes su primer año de vida también con una carta que ha incorporado –como  marca la temporada- casi todos los platos del menú.

 

El año de los 1.000 steaks

 

Sintonia nació en febrero de 2019 para rendir culto al producto y a la sobremesa, que potenciaba y potencia con una carta de entre horas y un scotch bar adjunto y único con más de 70 referencias. Gastronómicamente, Sintonia es cocina de temporada (han creado 60 platos en un año) y propuestas de sabor y horas de cocina, que ha sacado éxitos de público como los citados canelón y coulant, o como el brazo de gitano ruso (una ensaladilla rusa envuelta en una patata de causa cocida y chafada y acabada con mayonesa y encurtidos) o el arroz de gambas.

 

La carta comprende también una sección de clásicos (ya imprescindibles la bullabesa, la carbonara, el jarrete o el chateaubriand), de piezas enteras para compartir entre 2, 3 o 4 comensales y, sobre todo, una sección especial de steak tartar donde entra en juego la sala, importante en Sintonia y reforzada tras el fichaje como como maitre de Julià Duque, ex Marea Alta o Martínez. “Presentamos los steaks en un continente peculiar y con unos recipientes creados por José Piñeiro, y el personal de sala los monta delante del cliente con toppings a elección. Hemos servido ya 1.000 unidades”. ¿Sus topping estrella? Huevo frito y caviar.

 

Sintonia no olvida los menús y ofrece su versión del degustación (Menú En Sintonía, 39€) pensado para compartir y dirigido al centro de la mesa, y la Sintonía de Mediodía, una fórmula rápida que ofrece un acompañamiento a elegir más todo lo necesario para completar un menú con la elección de un plato cualquiera de la carta. El precio final, añadir 5€ al coste del plato escogido (opciones de 8 a 45€).