Sergio Humada se despide de Via Veneto y encara nuevos proyectos

Queridos amigos y amigas,

 

Quiero comunicaros que ayer, miércoles 24 de abril, fue mi último servicio en Via Veneto.

 

Desde que llegué en 2013, han sido casi seis años de aprendizaje en una casa con pasado, presente y futuro. Años de afianzar el legado recibido pero también de innovar en lo gastronómico, de avanzar en sistematización, estandarización y modernización, de consolidar una de las mayores leyendas gastronómicas de Europa. En este tiempo, además, Via Veneto ha crecido con la creación de una línea de eventos de corte exclusivo, siendo el festival de “Cap Roig” el más representativo.

 

Por todo ello, quiero agradecer públicamente a la familia Monje el hecho de haberme permitido formar parte de la gran historia de esta casa. Al equipo que estuvo durante estos años conmigo y al que está ahora mismo, quiero decirles que sin ellos no hubiésemos sacado adelante tan altos retos. Ha sido un honor superarlos juntos. A las decenas de personas que son nuestra familia de verano en Cap Roig, con Juli Guiu a la cabeza, salud y rock and roll. A tantos y tantos clientes que hemos atendido aquí y allá, gracias por la fidelidad y gracias por el compromiso; sin vosotros no existirían los restaurantes. A proveedores, colegas, periodistas, críticos, colaboradores y demás amigos, gracias por estar, por vuestro trabajo, por resultar imprescindibles para el buen funcionamiento de nuestro oficio. Y por último, al futuro jefe de cocina de Via Veneto, solo trasladarle mis mejores deseos y desearle que disfrute de la experiencia.

 

Me voy porque siento que es el momento de retomar mi propio camino, que se dirige de nuevo a mi tierra natal. Son 12 años ya desde que decidí cerrar aquel primer restaurante que monté con 20 años y más ilusión que experiencia, por lo que toca volver a Guipuzkoa. Y lo hago con un proyecto que me tiene tan emocionado como aquella primera vez, aunque con otro bagaje.

 

Mi nuevo sueño se llama Casa Humada y prevé abrir sus puertas este mismo año en una casa con un parque en el pueblo de Lasarte-Oria. Estoy acabando de perfilar un concepto que estará formado por una doble propuesta donde tendrá cabida producto, tradición y evolución, con cartas donde aportar mi visión de los platos de tradición vasca y también aquellas recetas tradicionales que han conformado mi recorrido culinario. Menieur, pil pil y suquet se darán la mano en una oferta divertida y golosa, que convivirá con una propuesta más personal con un menú degustación que reflejará mi lado más inquieto.

 

Espero adelantaros más información pronto, y seguir contando con vuestra complicidad en esta nueva y apasionante etapa de mi carrera.

 

La inmediatez en los pasos a dar no me permite despedirme de Barcelona y toda la gente que me tendió su mano aquí como debiera. Deciros gracias es deciros poco. En Barcelona he pasado los mejores años de mi vida hasta la fecha y espero que nuevos retos profesionales me traigan a sus calles.

 

Un abrazo enorme. Eskerrik asko, Barcelona.

 

Sergio Humada